Por Oscar Jiménez, Dirección de Comunicación Leonel 2020 España.

Igualar el voto de un militante peledeista al voto de un desconocido, es cercenar el derecho de pertenecer a una organización política disciplinada, fundamentada en el centralismo democrático, en la base teórica  de importantes métodos de trabajo y un conjunto de principios inspirados en la liberación del pueblo dominicano y su desarrollo,  por un hombre de la envergadura de Juan Bosch.

Pretender que un Juan de los palotes adquiera de la noche a la mañana el mismo derecho a votar por unas autoridades de un partido, que a él no le ha costado ni siquiera un suspiro, es conspirar contra la militancia, es corroer los cimientos de la base, es derrumbar la ilusión de cientos de miles de hombres y mujeres abrazados al ideario Boschista.

Querer atajar el deseo de un pueblo de realizar un cambio de gobierno para encausar los más sanos intereses de desarrollo de la nación con Leonel Fernández a la cabeza, es arrastrar por los suelos muchos años de lucha, sacrificio y esperanza.

Tratar de impedir  el empoderando de la base peledeista por medio de un sistema de elección interna que pisotea el trabajo organizativo, que niega la legitimidad de la membrecía, que mutila los estatutos y escupe los principios del partido es simplemente: antidemocrático.

La ambición de un grupo de poder de continuar dirigiendo los poderes del Estado a base de romper con la disciplina interna o ahogar las aspiraciones de Leonel Fernández y más de un millón de militantes que le seguimos es simplemente: temerario.

Por eso, cualesquiera que sean las circunstancias no debemos desmayar en nuestra legítima aspiración de llevar a Leonel Fernández a la presidencia dentro de las más estrictas normas partidarias, recurriendo a la legalidad, levantando la bandera morada del derecho peledeista, alzando nuestras voces y procurando el espacio que nos corresponde dentro de la inmensa obra de Juan Bosch: el PLD   

Ante la tozudez no hay más  remedio que continuar con fuerza, ante el embiste no queda de otra que resistir, luchar, exigir y ganar.

Share This